Juventud: Entre economía ilegal y una nueva ética

1308057063315-13_14.jpg

Entrevista a Doris Cooper

 francisco miranda

 “Muchas de las personas que estamos insertas en el campo laboral somos objeto de situaciones que atentan contra nuestro honor en nuestros lugares de trabajo, pero que tenemos que aguantarlas, porque no tenemos otra forma de sobrevivir”

Socióloga, académica, investigadora y especialista en delincuencia y criminología. Ha publicado: Delincuencia común en Chile (LOM, 1994), Criminología y delincuencia femenina en Chile (LOM, 2002) y Delincuencia y desviación juvenil (LOM, 2005); acaba de publicar el libro Ideología y tribus urbanas (LOM. 2007). Doris Cooper nos recibe en su hogar, entre pinturas que hacen de portada de sus publicaciones; así, como entre sus libros, conversamos con ella. Esta entrevista se realizó en noviembre de 2007.

- ¿Cómo caracteriza usted la delincuencia juvenil en Chile hoy?

- Hay diversos tipos de delincuencia en Chile y la génesis, lo que se ha denominado vulgarmente “causas”, lo denomino “etiología”, porque es un constructo más amplio que implica el hecho de que aún no podemos conocer todas las causas, pero sí las variables principales.

“La delincuencia juvenil se da exclusivamente en zonas urbanas y principalmente donde se concentra es en las grandes urbes industriales del país. Esta delincuencia juvenil es la base de la de adultos, de los delitos contra la propiedad, que tiene relación directa y se ‘etiologiza’ a partir de lo que se denomina la economía de los pobres o la teoría de la ‘economía informal alternativa ilegal’.

“Casi un ochenta por ciento de los jóvenes están insertos en este tipo de economía, que es una configuración de roles laborales que se concentran en los delitos contra la propiedad; pero también en la actualidad muchos menores se insertan en lo que es el tráfico de drogas. Hay que considerar toda la amplia magnitud de los roles: la concentración más alta es en delitos contra la propiedad, además del tráfico de drogas, prostitución y comercio ambulante.

“Entonces son los roles para poder ganarse la vida en los cuales se van insertando los niños, y esta inserción parte desde los seis años; particularmente, en los delitos contra la propiedad, hasta llegar a ser trabajadores en roles especializados del mundo de la ‘delincuencia’ (entre comillas) contra la propiedad. Digo entre comillas, porque este rótulo de ‘delincuencia’ es una designación ideológica de un problema social que no se devela en el ámbito de lo que son actualmente nuestras democracias. Se trata de un tema de menores que, a medida que van creciendo y llegan a ser jóvenes y, posteriormente, adultos, no han tenido cabida en la estructura económica formal.

“La economía informal alternativa ilegal es incluso mucho más grande que la economía formal en la actualidad y va a seguir creciendo, por lo tanto vamos a tener cada vez más ‘delincuentes’. Se va a incrementar y potenciar enormemente el mundo de la delincuencia común, debido a los tratados de libre comercio. Las transnacionales mandan a fabricar todo lo que es la manufactura propia del sistema capitalista a los países en que encuentran una mano de obra más barata; van cerrando las PYME en nuestro país, que ocupan el noventa por ciento de la mano de obra a nuestra fuerza laboral. Y eso implica que cada vez hay menos individuos de la fuerza de trabajo que tienen la posibilidad de insertarse en la estructura económica formal.

“Esta atroz realidad, que no solo es chilena sino que es latinoamericana, implica que las cárceles estén repletas, a tal punto que hay un hacinamiento impresionante, y esto ha traído como consecuencia, a nivel de la elite del poder, la comprensión de un nuevo negocio.

- ¿De qué modo la “delincuencia” se ha transformado en negocio?

- Por cada preso se está entregando aproximadamente quinientos mil pesos al mes para las transnacionales que se han insertado en estas cárceles concesionadas y, sin embargo, para los menores de clase baja, que están en colegios subvencionados o municipalizados, se pagan treinta mil pesos; entonces entre treinta mil pesos y quinientos mil pesos, la verdad es que es bastante la diferencia. En definitiva, la delincuencia es un negocio; la creación de cárceles para menores es otro negocio gigantesco, no solamente en Chile, sino que en todo el Tercer Mundo.

Subjetividad y valores

- ¿Cómo describiría la subjetividad del “delincuente” juvenil chileno?

- Desde una perspectiva psicosocial, los jóvenes presentan una estructura mental donde internalizan prácticamente treinta y cinco valores que orientan su acción social.

“Para los menores, rigiéndose por estos valores, está el ser ladrón, o sea, no trabajar jamás a un patrón, y eso se va adquiriendo, porque están percibiendo en su medio que muy poca gente tiene trabajo, son muy pocos los que se van a insertar en la estructura formal, o van a tener esa oportunidad. Entonces, ser exclusivamente ladrón, vivir del robo, especializarse, tener áreas ecológicas donde trabajar, en los barrios altos, donde están las personas más ricas, porque ellos tienen mucha conciencia de que los ricos se hacen ricos a costa de los pobres y esto a raíz de que les pagan muy poco y que en definitiva los explotan.

“Se ha sumando un valor muy relevante que es tener un arsenal. Antiguamente los ladrones tenían su revólver o su pistola, que la querían y que era su compañera; pero actualmente lo que les interesa a chiquillos jóvenes involucrados en el mundo de la delincuencia común contra la propiedad es tener un verdadero arsenal.

“Nuestros ladrones tradicionales usaban ternos y camisas de ciertas marcas, zapatos, guantes, para andar ellos muy elegantes. Actualmente lo que los chiquillos desean es tener todas las ropas de marca que se publicitan a través de los medios de comunicación y por lo tanto el joven ladrón, o al que le va bien, es un chico que va a andar vestido de pies a cabeza con ropa de marca muy cara.

“Ciertas propagandas afirman que el noventa por ciento de los ladrones son hijos de ladrones. Eso es lo más falso que puede haber. Todos los ladrones, adultos o menores, jamás desean que sus hijos sean ladrones, porque es una vida tremendamente sacrificada, donde se puede perder en un segundo la vida o la libertad, entonces desde esa perspectiva, entre sus valores principales está justamente el apoyar y ayudar a su familia y en segundo lugar amar por sobre todo a su madre.

“Otro valor fundamental es jamás ‘sapear’, jamás delatar a otros ladrones y jamás ‘hacer la bicicleta’ o ‘irse pa’l monte’; eso significa que no pueden quedarse con partes extras del botín, todo tiene que ser repartido en términos absolutamente equitativos y menos aún arrancarse con todo el botín, porque eso significa después un ajuste de cuentas que, como sabemos, puede llegar a costarles la vida.

“Jamás ser ‘patas negras’ o ‘zapatito blanco’. ‘Zapatito blanco’ es la que anda con la pareja de otra ladrona, mientras ella está presa o fuera del país, y ‘patas negras’ es el que anda con la esposa, la mujer o la polola de un ladrón que está fuera del país o que está ‘encanado’. Esas cosas se ‘cobran’ muy caras.

“Otro valor muy hermoso es ser ‘fuerte de mente’, que implica el jamás dejarse dominar, el jamás permitir que ejerzan el poder sobre uno. Muchas de las personas que estamos insertos en el campo laboral somos objeto de diversas situaciones que atentan contra nuestro honor en nuestros lugares de trabajo, pero que tenemos que aguantarlo, porque no tenemos otra forma de sobrevivir”.

Tribus urbanas

“Emergen desde estas tribus proposiciones para ir constituyendo la nueva ética con valores ecológicos, humanistas y valores críticos respecto de este sistema”

- Se tiende a confundir la “delincuencia juvenil” con las “tribus urbanas”.

- Las tribus urbanas son percibidas como ‘delincuencia’ o como potencialmente delictuales, cuando en realidad no es más que la emergencia paulatina de una conciencia humanista desde la perspectiva de distintos perfiles psicosociales. En cuanto a conciencias críticas extremas, generalmente se vinculan a los ‘punk’. Los ‘punk’ junto con los ‘raperos’ son los que tienen las conciencias críticas más directas, de choque, de denuncia contra la elite del poder”.

- ¿A que se refiere con “conciencia crítica”?

- El contenido de los discursos “punk”, en su expresión musical, es una constante denuncia de los problemas sociales, de las elites del poder económico y político, que aparentan estar consolidando una democracia que se erige en función del bienestar de la ciudadanía y de los derechos humanos, pero que los “punk” entienden que justamente ahí sigue la explotación, mucho más brutal aun; hay mucha corrupción a nivel de la elite del poder, que implica delitos de millones de dólares que atentan contra la sobrevivencia de la ciudadanía de ese país en particular. Ellos hacen una crítica a todas las estructuras del Estado que están constituidas por un capitalismo burgués, que obnubila la realidad de los dramáticos problemas sociales en los cuales estamos insertos una gran cantidad de ciudadanos y con discursos de carácter ideológico que son los que ellos intentan desestructurar.

- ¿Cuál es su visión de los “raperos”?

- En el mundo “hip-hopero”, “rapero”, también hay una proporción muy importante de denuncias, tanto en sus discursos, o en las letras de su expresión musical, y además de la denuncia hay una expresión subcultural bastante más compleja, en el sentido de que hay expresión a nivel de los “graffiti”, que es arte, pintura artística en las paredes de las grandes ciudades, y también expresión a través del baile  y del contenido musical, o sea son varios ámbitos de una subcultura en ese sentido más amplia, más compleja.

- ¿Cómo describiría la tribu de los “góticos?

- Todo el aporte que hacen los “góticos” está en el contenido poético, valórico y crítico frente al sistema, y que lo denuncian como un sistema fundamentalmente inhumano, que lo que logra es la des-individualización del sujeto, convirtiéndolo en una máquina para producir dinero y gastarlo en el consumismo que el sistema necesita; porque si la clase media no consume, ocurre que este sistema deja de funcionar; hay que estar comprando constantemente artículos y manufacturas para que el sistema funcione; si la producción no se compra, el sistema se empantana, se para.

“Los góticos son jóvenes con un perfil psicosocial bastante más triste, pero frente a esta realidad brutal del sinsentido o de la vida actual, que solamente consiste en adquirir o tratar de adquirir la felicidad a través del consumo, de lo cual los góticos son muy concientes y de cómo en este sistema capitalista burgués se ha destacado ideológicamente la ‘racionalidad’ del ser humano y se ha impuesto el comportamiento mental racional sin reconocer la emocionalidad, la afectividad.

- ¿Cuál es su idea acerca de los “rasta”?

- Los “rasta” nos hacen conciencia, en el contenido de sus canciones, de cómo el ser humano ha esclavizado a otros seres humanos; ellos hacen una defensa constante de los que han sido explotados, esclavizados, como los negros en la época en que Estados Unidos esclavizó a tantos negros; pero quedó una conciencia de lucha contra todo lo que significa opresión, explotación, esclavitud de distintos tipos, que muchas veces está obnubilada y oscurecida por la ideología dominante.

“Al mismo tiempo, hacen una defensa extraordinaria de la naturaleza en todas sus expresiones, del planeta, de esa naturaleza que el hombre (no nosotras las mujeres, que estamos recién empezando a participar) ha destruido, y especialmente este sistema.

“En síntesis, te puedo decir que las cuatro tribus son grandes críticas a nuestro sistema, pero a su vez extraordinarias proposiciones respecto de una nueva ética; es decir, emergen desde estas cuatro tribus proposiciones para ir constituyendo la nueva ética con valores ecológicos, humanistas y valores críticos respecto de este sistema”.

- ¿Por qué piensa usted que a la elite le interesa criminalizar todas estas expresiones?

-Lo que pasa es que estas tribus son las que están concientizando a los jóvenes, y desde esa perspectiva, al hacer conciencia, develan la ideología dominante, y justamente lo que le interesa a la elite del poder, y el control social que ellos manejan, es que los individuos, que sus mentes, estén estructurados de tal manera que se adapten al sistema. En la medida en que las tribus develan esta horrorosa realidad del sistema capitalista, inmediatamente son rotulados de “delincuentes”.

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar